Sunday, 22 October 2017 20:28

Opinion - Wilderness calls us

|||| |||| ||||

by Olivia Juarez

“This must be where I’m supposed to be.” For the first time in my 20-year-old life, I had this thought on top of a grainy sandstone column named Pinnacle II in Utah’s San Rafael Swell. It’s a strange phenomenon to suddenly feel like you’re home in the middle of a place you just experienced for a few days. Especially when that place is in the middle of the wild, desert land in southern Utah.

Even though I’ve lived all of my life in the Salt Lake and Tooele valleys’ urban centers, this was the first distinct moment that my emotions, and not my logic or my memories, asserted that Utah is home.

The University of Utah Alternative Breaks program brings first-generation college students to the Swell every fall to engage in community service. The trip provided my first opportunity to explore slot canyons, scale red rock boulders, directly improve the environment with land management professionals, and interact with diverse students like me. Our conversations were as decadent as the rough, grainy sandstone texture beneath my hands. On one hike, my hands dragged along the towering, textured walls for so long, it would seem that I was trying to make my palms take their shape. The shape of that land and our conversations has in turn shaped my memory, and my hopes for the future of wild public lands throughout Utah.

Primarily, I hope that in the future I won’t have to wonder why I am the only person of color in the remote public lands of southern Utah. Being the only brown-skinned backpacker among a handful of strangers isn’t a singular mishap. It’s a commonality to public land users across the nation. Less than 22 percent of people visiting for national parks in 2011 were people of color, and about one in 10 were Hispanic or Latino/a. That number was exactly the same in the first 2006 study of park visitors.

Public lands should reflect the faces of our country — a public of all ethnicities and racial backgrounds. Wild, natural places deserve to be enjoyed by the nation’s growing non-white demographic, but right now it is largely a leisure activity enjoyed by white communities.

Some say that this is a matter of economic accessibility — people can’t enjoy deserts far away if they cannot afford the long drive and camping equipment. Another reason explaining the racial disparity in wild areas is the general lack of education about how to enjoy remote, wild areas — the idea of driving hours away onto dirt roads where campsites and paths are unmarked is daunting, especially when maps are not easy to come by and information is often only available in English.

Additionally, for the undocumented communities living in the U.S., the desert may not seem like a place for leisure or sanctuary, but a threat to life — regarded as the harrowing obstacle on the march to living in a safe community. Harsh red rock environments may be undesirable for workers who have little choice but to make a living laboring on rooftops, construction sites, road-ways and farms in both bitter cold winters and blistering summers. In short, the great outdoors are one person’s getaway, and another person’s place to get away from.

Despite these barriers, people of color still value and appreciate nature; people seek wild places whether they are connecting with nature at the Jordan River, in a garden, at the park, or in a nearby Wasatch Front canyon.

The stunning characteristics of creeks in dry landscapes, wind-shaped mountains, bumpy slot canyons, and heartwarming campfires have the power to make us humble and remember who we are. This humility can show up as the feeling of our small and delicate place in the universe under a million stars in the night sky, or the recurring encounter with our own thoughts and dreams in the silent, natural environment. For me, it was the sudden feeling that in nature, at school, and in my city, I was where I was meant to be.

The wilderness awaits our return. Pristine, ancient lands especially call for low-income communities and people of color who are most impacted by environmental pollution and lack of access to natural public lands. They call for these folk to reconnect with nature and benefit from its awe-inspiring gifts.

The wilderness is also calling for our help. The Trump Administration has its focus set to eliminate 90 percent of Bears Ears National Monument in southern Utah which protects over 100,000 ancient indigenous sites. They similarly are set on devastating more than half of Grand Staircase-Escalante National Monument for coal and oil development. These attacks are irreparable. Neither time nor rehabilitation can undo damage to the delicate ecosystems and cultural sites in the redrock environment after misuse and fossil fuel development.

Our treasured wild lands need communities of color to speak for its protection. That’s where the Southern Utah Wilderness Alliance steps in. Their initiative to empower Latino/a voices celebrates the community’s deep respect for our wild, pristine environments and reaffirms the fact that our wild lands belong to everybody. The goal is to amplify diverse voices, influence policy makers, ensure wild Utah is welcoming to communities of color, and is preserved for generations to come.

Join us is making a positive step forward into environmental justice — a step that validates all colors of skin and all languages in our colorful, wordless desert lands.

Olivia Juarez is SUWA’s Latinx Community Organizer. You can find out more by contacting or visiting SUWA.org.


 

El desierto nos llama

por Olivia Juárez

"Aquí debe ser donde se supone que debo estar." Por primera vez en mis 20 años de vida, tuve este pensamiento sobre la cima de una columna de piedra arenisca y granosa llamada Pinnacle II en el San Rafael Swell de Utah. Es un fenómeno extraño el sentirte, de repente, como si estuvieras en casa en medio de un lugar que has conocido por solo unos días. Especialmente cuando ese lugar está en medio de la tierra salvaje y desértica en el sur de Utah.

Aunque he vivido toda mi vida en los centros urbanos de los valles de Salt Lake y Tooele, este fue el primer momento único en el que mis emociones, y no mi lógica o mis recuerdos, afirmaron que Utah es mi hogar.

El programa Alternative Breaks (Descansos Alternativos) de la Universidad de Utah trae a estudiantes universitarios de primera generación al Swell cada otoño para que participen en servicio comunitario. El viaje me brindó la primera oportunidad de explorar cañones de ranuras, escalar rocas rojas, mejorar directamente el medio ambiente trabajando con profesionales de la gestión de la tierra e interactuar con estudiantes diversos como yo. Nuestras conversaciones eran tan decadentes como la áspera textura arenisca y granosa bajo mis manos. En una de las caminatas, mis manos se arrastraron a lo largo de las altísimas y texturizadas paredes durante tanto tiempo que parecía que yo estuviera tratando de hacer que mis palmas tomaran su forma. La forma de esa tierra y nuestras conversaciones, a su vez, han dado forma a mi memoria y a mis esperanzas por el futuro de las tierras públicas del desierto en todo Utah.

En primer lugar, espero que en el futuro no tenga que preguntarme por qué soy la única persona de color en las tierras públicas remotas del sur de Utah. Ser la única mochilera de piel morena entre un puñado de extraños no es un accidente aislado. Es común entre los usuarios de territorios públicos en todo el país. Menos del 22 por ciento de las personas que visitaron parques nacionales en 2011 eran personas de color, y aproximadamente uno de cada 10 eran hispanos o latinos. Ese número fue exactamente el mismo en el primer estudio de visitantes de los parques en el 2006.

Las tierras públicas deben reflejar las caras de nuestro país - un público de todas las etnias y razas. Los lugares silvestres y naturales merecen ser disfrutados por la creciente demográfica no-blanca de la nación, pero, en este momento es, en su mayoría, un pasatiempo que disfrutan las comunidades blancas.

Algunos dicen que se debe a una cuestión de accesibilidad económica - la gente no puede disfrutar de los desiertos lejanos si no pueden darse el lujo de hacer un viaje largo y de comprar el equipo de campamento. Otra razón que explica la disparidad racial en las áreas silvestres es la falta de educación, en general, sobre cómo disfrutar las áreas remotas y salvajes - la idea de manejar horas en carreteras de terracería donde los campamentos y caminos no están marcados es desalentador, especialmente cuando los mapas no son fáciles de encontrar y la información, a menudo, sólo está disponible en inglés.

Además, para las comunidades indocumentadas que viven en los Estados Unidos, puede que el desierto no parezca un lugar para disfrutar el tiempo, o un santuario, sino una amenaza para la vida - ya que es considerado como un obstáculo angustiante en el camino hacia la vida en una comunidad segura. Los ambientes ásperos de las rocas rojas pueden ser indeseables para los trabajadores que no tienen más remedio que ganarse la vida trabajando en los tejados, en las obras de construcción, las carreteras y las granjas durante los inviernos fríos y amargos, así como en los veranos mordaces. En resumen, el aire libre es el escape de una persona, y el lugar del que otra persona quiere escapar.
A pesar de estas barreras, las personas de color todavía valoran y aprecian la naturaleza; la gente busca lugares silvestres, ya sea que se conecten con la naturaleza en el Jordan River, en un jardín, en el parque, o en un cañón cercano del Wasatch Front.

Las impresionantes características de los arroyos en paisajes secos, montañas en forma de viento, cañones de ranuras llenos de baches y conmovedoras fogatas de campamento tienen el poder de hacernos humildes y recordarnos quiénes somos. Esta humildad puede aparecer como el sentimiento del pequeño y delicado lugar que ocupamos en el universo bajo un millón de estrellas en el cielo nocturno, o el encuentro recurrente con nuestros propios pensamientos y sueños en un entorno silencioso y natural. Para mí, fue la repentina sensación de que, en la naturaleza, en la escuela y en mi ciudad, yo estaba donde estaba destinada a estar.

El desierto espera nuestro regreso. Prístinas tierras antiguas llaman, especialmente, a comunidades de bajos ingresos y a las personas de color que son las más afectadas por la contaminación ambiental y la falta de acceso a las tierras públicas naturales. Llaman a estas personas a reconectarse con la naturaleza y beneficiarse de sus regalos impresionantes.

El desierto también está pidiendo nuestra ayuda. La administración de Trump tiene su foco fijado en eliminar el 90 por ciento del monumento nacional Bears Ears en el sur de Utah que protege a más de 100.000 sitios indígenas antiguos. De manera similar, se han fijado en devastar más de la mitad del Monumento Nacional Grand Staircase-Escalante para el desarrollo de carbón y petróleo. Estos ataques son irreparables. Ni el tiempo ni la rehabilitación pueden deshacer el daño a los ecosistemas delicados y sitios culturales en el entorno de las rocas rojas tras el mal uso y el desarrollo del combustible fósil.

Nuestras preciadas tierras silvestres necesitan comunidades de color para abogar por su protección. Ahí es donde entra Southern Utah Wilderness Alliance (la Alianza de la Tierra Silvestre del Sur). Su iniciativa para empoderar a las voces latinas celebra el profundo respeto de la comunidad por nuestro medio ambiente silvestre y prístino, también, reafirma el hecho de que nuestras tierras silvestres pertenecen a todos. El objetivo es ampliar la diversidad de voces, influenciar a los responsables de la formulación de políticas, garantizar que los terrenos salvajes de Utah den la bienvenida a comunidades de color y que se preserven para las generaciones venideras.

Unirse a nosotros es dar un paso adelante hacia la justicia ambiental - un paso que valida todos los colores de piel y todos los idiomas en nuestras tierras desiertas y coloridas que no pueden hablar.
Olivia Juárez es organizadora de la comunidad Latinx de SUWA. Puede obtener más información poniéndose en contacto con o visitando SUWA.or